AMPLIANDO LA ESTRATEGIA DE DIVERSIFICACIÓN: ACCESO A LOS MERCADOS DE LA REGIÓN ASIA-PACÍFICO

AMPLIANDO LA ESTRATEGIA DE DIVERSIFICACIÓN: ACCESO A LOS MERCADOS DE LA REGIÓN ASIA-PACÍFICO

AMPLIANDO LA ESTRATEGIA DE DIVERSIFICACIÓN: ACCESO A LOS MERCADOS DE LA REGIÓN ASIA-PACÍFICO

La diversificación de los mercados ha sido una estrategia comercial promovida por México durante los últimos años con el objetivo de disminuir el riesgo que supone la dependencia con Estados Unidos. Esto ha llevado a México a la firma de 13 Tratados de Libre Comercio con 50 países en casi todos los continentes. Uno de los más resientes e innovadores es el Tratado de Integración Progresista de Asociación Transpacífico (TIPAT) que según datos de la Secretaría de Economía ofrece acceso a un mercado de 502 millones de habitantes que representan el 6.7% de la población mundial.

El Tratado ofrece acceso preferencial a los mercados de 10 países de la región Asía-Pacifico y además promueve la cooperación y el desarrollo, la participación de las PYMES, implementa reglas anticorrupción, así como foros públicos que promueven la participación de distintos actores para desarrollar capacidades encaminadas al máximo aprovechamiento del Tratado. Entre las facilidades que ofrece se encuentra un variado esquema de certificación de origen que permite que los productores cuenten con diversas alternativas para calcular el Valor de Contenido Regional (VCR) a diferencia de otros como el TLCAN (ahora T-MEC) que solo cuenta con dos métodos: el Valor Neto y el Valor de Transacción. Además, brinda la oportunidad de que el productor, exportador o importador puedan certificar el origen de las mercancías mediante formato libre siempre y cuando se cumplan con los datos mínimos requeridos.

Otra de las ventajas es que cuando una importación no exceda de mil dólares no se requerirá la certificación de origen, además, en caso de que no se hubiera aplicado la tasa arancelaria preferencial el importador tiene un plazo de hasta 1 año para solicitar la devolución de aranceles a partir de la fecha de importación;  tampoco se puede dejar pasar el hecho de que se elimina el Derecho de Tramite Aduanero (DTA) en términos ad-valorem al momento de la entrada en vigor para bienes originarios y para no originarios en el caso de México 5 años después, y tambien existe la posibilidad de acumular origen entre sus miembros esto promueve aún más el comercio entre las partes.

Los países que lo conforman además de México son Canadá, Perú, Chile, Australia, Nueva Zelanda, Malasia, Singapur, Brunéi, Japón y Vietnam. De acuerdo con la Secretaría de Economía estos socios comerciales brindan al país la oportunidad de impulsar sectores estratégicos para el país como el espacial, automotor, equipos médicos y eléctricos, cosméticos, así como el sector agroalimentario en el que tenemos grandes ventajas comparativas, como lo es con el aguacate, la carne de res y cerdo, el tequila, mezcal, cerveza, berries, entre otros.

Por un lado, los países del sudeste asiático que son Vietnam, Brunéi, Malasia y Singapur con los cuales el comercio aun es incipiente ya que las exportaciones a estos países representan apenas el 0.35% mientras que las importaciones alrededor del 3%, brindan un abanico de oportunidades para empresas mexicanas que busquen expandir sus horizontes principalmente en las industrias eléctricas, circuitos integrados, máquinas de procesamiento de datos y la industria automotriz. Estos países (a excepción de Brunéi) así como México se caracterizan por su industria manufacturera que circuitos integrados, microestructuras electrónicas, teléfonos, computadoras, etc. por lo que el Tratado puede ayudar a mejorar las cadenas de suministro tanto de México como de sus socios.  Por otro lado, la industria automotriz de México es muy dinámica por lo que el Tratado ofrece la oportunidad de incrementar las exportaciones a estos países, por ejemplo, Brunéi cuyas importaciones de carros representaron el 6.5% de sus importaciones en 2017 (OEC World, s/f).

El TIPAT nos da acceso más amplio al mercado de Japón con el cual ya se tiene un Acuerdo de Asociación Económica (AEE), sin embargo, con ciertas limitantes, por lo que el TIPAT ofrece mayores oportunidades para acceder a su mercado principalmente para productos de la industria alimentaria ya que se logró negociar la reducción y en su momento la eliminación del arancel para algunos productos sujetos a cupo en el AAE, según datos de la Secretaría de Economía entre estos productos se encuentra la carne de res (reducción del 38% al 9% en 16 años), la carne de cerdo  (eliminación de arancel ad-valorem en 10 años y reducción del nivel gate price), el jarabe de agave con acceso inmediato, la naranja fresca (6-8 años), la carne de pollo y el jugo de naranja(6-11 años), la miel (8 años), kétchup, salsa de tomate y sorbitol (11 años). Además, hay productos considerados en el TIPAT que están excluidos en el AAE, como los cigarrillos, tostadas o tortillas, caramelos, galletas, entre otros.

Por su parte, Nueva Zelanda y Australia se caracterizan por ser países cuyas principales importaciones son los aparatos electrónicos, computadoras, equipos de radiodifusión, válvulas, carros, camionetas de reparto, partes de vehículos y otros productos de la industria aeroespacial. Lo que brinda oportunidades a las industrias mexicanas de estos sectores en incursionar en dichos mercados. Por su parte Australia le ofrece a México productos minerales como hierro, briquetas de carbón, cobre, entre otros; mientras que Nueva Zelanda ofrece principalmente productos lácteos como leche concentrada, mantequilla y queso, sin embargo, considerando que estos son productos sensibles para la economía mexicana su importación estará sujeta a cupos.

En el caso de los países con los que México ya contaba con un Tratado de Libre Comercio como lo son Canadá, Chile y Perú se cuenta con la ventaja de que los lazos comerciales son más estrechos y que las empresas con intercambios comerciales con estos países tienen la posibilidad de acumular origen en sus productos y acceder a los mercados asiáticos, al australiano o de Nueva Zelanda con preferencias arancelarias. Por otro lado, las empresas podrán decidir aplicar un Tratado u otro buscando maximizar los beneficios que puedan obtener.

Gracias al TIPAT, México accede de manera inmediata en un 100% al mercado de Singapur, en un 95% al de Chile, en un 94% al de Nueva Zelanda y Canadá, en un 93% al de Australia, 91% al de Brunéi,  87% al de Japón, en un 85% al de Malasia, en un 80% al de Perú y en un 64% al de Vietnam; con un plazo máximo de apertura total a los mercados que va de los 4 a los 21 años a partir de la ratificación del Tratado, siendo Vietnam el país con mayores restricciones. Por su parte, México otorga acceso inmediato a su mercado en un 77% procurando proteger los sectores y productos sensibles.

La estrategia de diversificación implementada por México en los últimos años ha llevado al país a ampliar las opciones de venta y proveeduría de las empresas mexicanas buscando que sean más competitivas a través de las preferencias a las que pueden tener acceso, esto también conlleva beneficios para los consumidores pues tienen acceso a más bienes y servicios. Por lo tanto, es importante estar al tanto para aprovechar al máximo los mercados a los que tenemos acceso preferencial y considerar que podemos obtener de cada uno de ellos.

Publicación elaborada por L.R.I. Diana Paola Regalado Casillas

Consultor y Auditor en Comercio Exterior y Aduanas | Pepper & Salt

Deja tus comentarios

WhatsApp chat